El Real Madrid cierra el año como campeón del Mundial de Clubes.

El equipo blanco no desaprovechó la oportunidad y sumó su cuarto título de la temporada, gracias a la victoria obtenida frente al San Lorenzo.
El Real Madrid cierra el año como campeón del Mundial de Clubes.


El Real Madrid salió a por todas, en busca de cerrar el partido pronto para evitar complicaciones, pero el conjunto argentino tenía como premisa evitar que el conjunto blanco pudiera estar cómodo en el campo, para ello se dedicó a trabar el partido todo lo posible. Esto hacía que el conjunto de Ancelotti no pudiera generar ocasiones claras de gol, hasta que apareció el desatascador de finales para poner todo en su sitio.


Kroos puso un balón impecable en el área tras la salida de un córner que Sergio Ramos no desaprovechó. El de Camas abrió la lata en el minuto 37. Ese tanto permitió a los blancos respirar, ya que lo más complicado ya lo habían conseguido. La peor noticia antes del descanso fue la lesión de Marcelo. El brasileño tuvo que ser sustituido en el 41 por Coentrao. Con estos contratiempos se llegó al descanso.


Tras el paso por el tunel de vestuarios, el San Lorenzo estaba a un gol de empatar el encuentro, por lo que los blancos tampoco podían relajarse. Esto lo cumplieron, ya que no solo mantuvieron la renta, sino que la ampliaron por medio de otro fijo en las finales. Gareth Bale sentenció el encuentro en el 51. Con el 2-0 en el marcador ya no hubo disputa. Los blancos conquistaron el Mundial de Clubes como todos esperaban.


Con las 2 victorias conseguidas para conquistar este título, el conjunto de Ancelotti encadena 22 victorias consecutivas, por lo que cada vez está más cerca de batir otro récord que sería impresionante. Además, Iker jugó su partido 700 con el Madrid entre todas las competiciones. Sergio Ramos fue nombrado Balón de Oro de la competición y Cristiano de Plata.