Jugadas espectaculares, por Jermaine Vanenburg